¿Qué es la agricultura de talar y quemar?

La agricultura de talar y quemar es una forma de agricultura migratoria en la cual la vegetación natural se tala y se quema como un método de despejar la tierra para cultivar, y luego, cuando la parcela se vuelve infértil, el agricultor se traslada a una nueva parcela y hace lo mismo otra vez. Este proceso se repite una y otra vez.

Burned slope

Ladera talada y quemada  (Foto Copyright © Antony Melville 2007)

 

300 millones de los agricultores más pobres del mundo (se estima que fluctúan entre 200 y 500 millones) están obligados a ganarse la vida de esta manera en algunas de las tierras más pobres del mundo. Al talar y quemar el bosque tropical, estos agricultores sin tierras pueden usualmente sostenerse en la misma parcela por unos 2 años consecutivos. Luego el suelo pierde su fertilidad y se enfrentan ya sea con una caminata de varios kilómetros a una parcela nueva ó, a medida que el número de agricultores aumenta, tendrán que desarraigar a sus familias y moverse. Con frecuencia deben cultivar laderas ya que toda la tierra de abajo está utilizada, y a medida que ascienden es probable que encuentren a otro agricultor en la cima haciendo lo mismo y ascendiendo del otro lado de la montaña.

 

Hillsides denuded by slash and burn

Laderas despojadas por continuas talas y quemas. (Foto Copyright © FUPNAPIB 2006)

 

Cuando las parcelas están lejos del hogar no se pueden cultivar ni vigilar cultivos de alta rentabilidad de los ladrones ni animales salvajes, y la familia tampoco puede ayudar cuando hay niños pequeños. Esto también asegura que los agricultores permanecerán pobres.

En tiempos anteriores cuando la densidad poblacional era menor, el talar y quemar funcionaba relativamente bien. Entonces era posible dejar descansar las parcelas unos 15 a 20 años lo cual permitía considerable crecimiento del bosque y buena restauración de la fertilidad de la tierra. Actualmente las parcelas deben ser reutilizadas muy pronto con aumento en la pérdida de fertilidad. Pero aún cuando era posible cultivar suficiente alimento razonablemente fácil con este sistema los agricultores aún permanecían relativamente pobres.

Esto no solamente está devastando los bosques tropicales remanentes en el mundo (ver "Mantener el Carbón en los Árboles" y "Salvar la Abundante Diversidad de Vida en lo Bosques Tropicales") y manteniendo a los agricultores dentro de la pobreza, sino que también está obligando a muchos de ellos a abandonar la tierra y migrar a los barrios pobres urbanos con la esperanza de alimentar a sus familias. La vida en los barrios pobres y marginados puede ser realmente muy dura.