Consideraciones generales

Consideraciones generales respecto a la aplicación práctica de cultivar en callejones Inga edulis.

 

¿Dónde es adecuado utilizar esta tecnología?

El cultivar en callejones Inga se desarrolló como una alternativa efectiva y sostenible a la práctica agrícola de talar y quemar los bosques tropicales y tierras anteriormente ocupadas por bosques tropicales de Centro y Sur América. Aquí los suelos son ácidos y frecuentemente degradados. También se puede utilizar en cualquier otro lado en donde el Inga sea nativo ó se pueda cultivar y las condiciones sean adecuadas. No todas las especies de Inga son adecuadas. Se debe tener cuidado en las partes del mundo en las cuales el Inga no es nativo.

Toma alrededor de dos años para establecer los callejones Inga. Sin embargo, el rendimiento puede ser de hasta cuatro veces más alto que sin el Inga y los costos son mínimos. Y desde luego se puede utilizar la misma parcela una y otra vez. Al momento del informe principal la parcela más antigua tenía seis años y continúa funcionando.

¿Hasta qué punto ha sido intentada y probada?

Ha habido más de dos décadas de investigaciones meticulosas seguidas de pruebas de campo en el transcurso de varios años. Los resultados fueron muy positivos. Los agricultores quienes lo han implementado han podido usar la misma parcela por muchos años y están muy contentos con ella. Al final de las pruebas de campo las parcelas habían durado seis años con una sola aplicación inicial de roca fosfórica, pero han continuado desde entonces. Aún cuando es muy probable que eventualmente se requiera mayor mantenimiento se espera que esto aseguraría un período fértil más extenso y los agricultores podrán mantenerlo en producción. 

¿Le gusta a los agricultores?

Si les gusta, y mucho. La mejor prueba de esto es que cuando la han intentado en pequeña escala quieren extender sus siembras Inga. Pero para convencerlos de intentarlo inicialmente, usualmente necesitan verlo funcionando. Sin embargo, después de que un trabajador de campo de Guatemala visitó la parcela demostrativa Inga en el CURLA y describió e ilustró su visita con fotografías de los callejones Inga, informó de que más de 5,000 familias en el centro de las tierras Maya deseaban intentarlo. No obstante, el ver las fincas demostrativas es la mejor manera.

 

Victor Coronasdo

Victor Coronado, uno de los primeros agricultores hondureños en intentar cultivar en callejones Inga, ahora lo demuestra a otros agricultores.   (Foto Copyright © Antony Melville 2007)

Por otro lado, no es una solución rápida. Desde el momento de sembrar la semilla Inga a podar y cosechar los primeros cultivos generalmente toma dos años, y si las condiciones climáticas y del suelo son muy pobres pueden ser tres años; aunque en condiciones muy favorables se puede hacer en menos de dos años. Durante ese tiempo los agricultores probablemente necesiten apoyo, ambas en la forma de reasegurar que funcionará, consejos técnicos, y quizás ayuda financiera tal como alguna forma de micro crédito hasta que obtengan los beneficios de la primera cosecha. También necesitarán semilla y bolsas para cultivar la semilla y cercos para proteger el campo, y probablemente roca fosfórica para iniciar el sistema. Posiblemente al comienzo el agricultor solamente utilizará una pequeña porción de su tierra para el Inga y la extendería posteriormente.

El sistema es muy atractivo particularmente para los agricultores quienes han tenido que cultivar en las condiciones más difíciles, como en suelos ácidos ó en laderas pronunciadas. El cultivar en callejones Inga ha sido efectivo en prevenir ó reducir la erosión del suelo en laderas, aún en condiciones climáticas adversas. Esto es claramente de gran beneficio para tales agricultores marginados. También ha sido muy efectivo en reclamar tierras previamente muy degradadas e inútiles.

 

¿Cuáles son los costos para el agricultor en ambos tiempo y dinero?

Ellos necesitan semillas y bolsas para cultivar las semillas, cercos para proteger el campo, roca fosfórica para iniciar el sistema y herramientas para sembrar y podar.

Inicialmente el poner el sistema en marcha requiere un poco de trabajo duro, pero una vez de que el Inga está bien establecido el agricultor se ahorra tiempo.

En el primer año el agricultor tiene que precortar con el machete el sitio para mantener bajas las malezas, luego tiene que sembrar el Inga, y enseguida volver a cortar las malezas alrededor de los árboles jóvenes hasta que estén bien establecidos, manteniendo un área de 1 metro de diámetro limpia alrededor de la base de cada árbol. Esto puede resultar en más de 100 horas de labor por hectárea. Sin embargo muchos agricultores desearían comenzar más pequeño que esto, por ejemplo con un décimo de hectárea y esto haría bastante manejable el trabajo. En años subsiguientes pueden colocar más tierra en callejones bajo el sistema Inga.

Sin embargo, a partir del segundo año con el sistema de cultivar en callejones se requiere mucho menos trabajo que en talar y quemar, solamente la mitad de las horas de trabajo ya que casi no hay malezas que cortar. Por otro lado, el talar y quemar frecuentemente requiere tiempo adicional, el cual puede ser de hasta 2 ó 3 horas diarias gastadas en caminar hasta la parcela limpia. Debido a que los callejones producen por muchos años el agricultor se ahorra una considerable cantidad de tiempo a largo plazo.

 

Well grown Inga plot

La parcela de Amilcar con Inga bien cultivado, La Hidaka, Honduras. (Foto Copyright © Antony Melville 2007)

La única adición que el sistema ha necesitado es un poco de roca fosfórica al inicio. Una sola aplicación ha durado por seis años en las pruebas de campo y parece estar perdurando mucho más ya que el Inga recicla lo que los cultivos no utilizan. Eventualmente se pueden requerir otras aplicaciones, pero nuevamente se espera que éstas serían recicladas y así utilizadas más económicamente en el sistema Inga que en muchos otros.

Un problema con adoptar este sistema es de que hay una demora de usualmente dos años antes de que la parcela Inga se vuelva productiva. Puede ser posible sin embargo sembrar frijoles antes si el suelo y clima son favorables. También adicionalmente a los buenos cultivos obtenidos posteriormente con el sistema Inga, éste produce leña, lo cual ha sido muy apreciado por los agricultores.

Los árboles se podan antes de florecer. Así que si la intención es producir semillas Inga, por ejemplo para aumentar el área sembrada con cultivos Inga posteriormente, ó suministrar a los agricultores vecinos con semilla, se necesita dejar un árbol sin podar quizás al final de una fila para que florezca y producir semillas. Los proveedores de fondos podrían estipular que en retorno por la semilla, etc. el agricultor debe cultivar un tal árbol para suministrar a los vecinos con semillas posteriormente cuando todos hayan visto que el sistema funciona bien. 

Inga seeds in bucket of water

 

Semillas Inga en una cubeta con agua.    (Foto Copyright © Antony Melville 2007)

Para las referencias, lecturas adicionales y discusiones más detalladas ver la próxima sección Consejos para el Agricultor