Manual Agroforestal del Inga

 

 

MANUAL AGROFORESTAL DEL INGA (Inga edulis)

por Dr. Guillermo Valle

 

INTRODUCCION

 

Generalmente los pequeños agricultores enfrentan muchos problemas en las laderas. Tienen que ganarse la vida en terrenos de 30% ó más de inclinación, con suelos someros, desenfrenada deforestación (debido a la agricultura de talar y quemar), alto riesgo de erosión y deslizamiento de tierra, pérdida de biodiversidad y agua, así como usar un sistema agrícola el cual es altamente extractivo y termina degradando los suelos.

Young Inga treeEl género Inga incluye alrededor de 300 especies, las cuales están ampliamente distribuidas y son muy comunes en áreas bajas y altas de los trópicos en América. Algunas especies tienen un rango de altura de hasta 2000 mts mientras que otras pueden tolerar un clima muy húmedo con 3500-5000 mm de lluvia por año ó un clima estacional con temporada seca de 5 – 6 meses y muy poca lluvia.   (Pennington y Fernandes, 19987).                                                                                             Los indios pre-colombinos siempre han usado el Inga como una fruta comestible, la cubierta dulce y parecida al algodón de la semilla es comestible, y recientemente como un árbol de sombra para cacao, café y té. Más recientemente, Hands (19984) ha utilizado el Inga en un programa de cultivar en callejones en el cual su rápida germinación y crecimiento, tolerancia a suelos pobres, su fijación de nitrógeno y la actividad micorrizal, asٕí como una gran habilidad deproducir follaje y controlar hierbas lo convierten en un gran árbol de múltiples propósitos para usar en agroforestería en combinación con una amplia cantidad de cultivos de sustento y de alto rendimiento.  

Las especies Inga utilizadas para cultivar en callejones deben ser tolerantes a la repetida poda a los 1.5 mts de altura, así como producir abundantes ramas las cuales pueden proveer suficiente follaje para permitir una cubierta permanente de abono orgánico sobre el suelo. Este abono orgánico suministra nutrientes, controla malezas, previene la erosión y conserva el agua. Las especies más sobresalientes han resultado ser I. edulis, I. oerstediana e I. vera (Hands, 19984; CATIE, 20033). 

 

El cultivar en callejones es una tecnología de gran flexibilidad, diseñada para mejorar y mantener la fertilidad del suelo, mejorar la productividad de los cultivos y/o falta de forraje animal, y al mismo tiempo proveer madera para energía y construcciones. Involucra árboles leguminosos sembrados en filas e ínter plantados con alimentos ó cultivos de forraje entre las filas. El podar provee follaje para abonar ó forraje y madera como combustible ó para construir. El cultivar en callejones también previene la erosión y la capa de abono orgánico evita la evaporación del agua.  (Reynolds y Jabber, 19948).       

El cultivar en callejones Inga es una combinación de tecnologías de suelo, agua, nutrientes y manejo de vegetación basado en el uso de cultivos, sus residuos y arbustos en un arreglo espacial con árboles Inga sembrados en los contornos de las laderas.

 

POTENCIAL DEL INGA PARA LA AGROFORESTERIA

Inga is usEl Inga se usa tradicionalmente como un árbol de sombra en plantaciones de café donde se recomienda se mezclen con árboles de alto valor comercial tales como Cordia alliodora, Cedrela odorata, Swietenia macrophylla, Cordia megalantha, Swietenia humilis ó Dalbergia glomerata. Todos estos árboles tienen buenas tasas de crecimiento y amplios usos y deben progresivamente reponer al Inga como árbol de sombra.

Un programa más complejo involucra asociar café, plátanos, Inga y Cordia. El plátano sirve como sombra los primeros dos años y también para financiar parte de los costos mientras el Inga asume como sombra después del tercer año, y el Cordia de rápido crecimiento asumirá como sombra permanente después de unos cuantos años. El rendimiento del café con especies de madera finas ha sido 520, 780 and 1300 kg/ha en los años 3,4 y 5, respectivamente.  (CATIE,20033). 

Otro sistema agroforestal recomendado por la Fundación Hondureña de Investigación Agrícola (FHIA) es para el cacao con yuca e Inga. La yuca provee sombra temporal para el cacao y también ingresos y alimento el primer año, mientras el Inga asume como sombra permanente produciendo madera para combustible y abono orgánico de las podas. Los rendimientos de cacao asociado con Inga pueden ser de 130 Kg en el segundo año, aumentando progresivamente hasta 1000 Kg/ha en el octavo año. 

Hasta ahora, todas las especies conocidas de Inga producen nódulos en las raíces los cuales contienen bacterias fijadoras de nitrógeno y las raíces Inga se asocian con hongos micorrizos. La fijación de nitrógeno provee abono orgánico con alto contenido de nitrógeno así como de otros nutrientes, y las asociaciones micorrizas probablemente permiten a la planta Inga reciclar el fósforo, uno de de los mayores nutrientes limitados en el ecosistema del bosque tropical lluvioso. El abono orgánico permanente producido por las hojas se descompone lentamente y provee una liberación sostenida de nutrientes y también causa el efecto de mantener las raíces en la capa superior del suelo justo debajo del abono.

                                    root nodules

                                   Nódulos de raíz Inga   Fotografía ©Gaston Bityo Delor 2010  

Esto es similar a lo que sucede en el bosque natural y el abono tiene otros efectos tales como reducir la temperatura del suelo, lo cual permite que germinen las semillas de cultivos, así como la conservación de la humedad y protección contra la erosión (Pennington and Fernandes, 19987; CATIE,20033). Ha sido demostrado por  Herrera et al., (19935) que las asociaciones efectivas entre árboles leguminosos y hongos micorrizos mejoran significativamente el crecimiento y la fijación de nitrógeno en relación a plantas no-micorrizas en suelos tropicales deficientes en fósforo. Fernandes et al.,(Pennington &  Fernandes, eds., 1998,Ch.47) han mostrado que el efecto de crecimiento por inoculación con micorrizos era el equivalente a la adición de 30 Kg/P/ha.

Uno de los cultivos más comunes de pequeños agricultores es el maíz, el cual requiere, dependiendo del suelo, alrededor de 80 kilogramos de nitrógeno, 18 de fósforo, 66 de potasio, 15 de calcio y 10 kilogramos de magnesio por hectárea. En un estudio, el Inga edulis proporcionó 124 Kgs por hectárea de nitrógeno, 5 de fósforo, 57 de potasio, 13 de calcio y 12 de magnesio. El único nutriente limitante aquí sería el fósforo. Otro estudio mostró que la Inga oerstediana podía proveer hasta 28 Kgs por hectárea de fósforo mientras que el Inga edulis proporcionó hasta 41 kilogramos. En este segundo estudio pudo haber sucedido que el hongo micorrizo asociado con las raíces del Inga estaba ayudando a la planta a asimilar más fósforo.

Los árboles de caoba sembrados solos ó en asociación con Inga edulis e Inga ilta tuvieron una tasa de sobrevivencia de 84, 93 y 89% respectivamente, mientras que el respectivo porcentaje de ataque por el barrenador Hypsipylla fue de 46,33 y 33%.

Todos los atributos de la especie Inga en programas de cultivar en callejones muestran que este árbol de múltiples propósitos puede reciclar nutrientes por medio de su abono orgánico en descomposición, reducir la erosión y conservar la humedad del suelo, controlar pestes así como también malezas, y por lo tanto incrementar la productividad de suelos degradados en los trópicos.

La intensa fertilización en los trópicos se critica como insostenible respecto al reciclaje de nutrientes porque las lluvias extremas pueden causar altas pérdidas de nutrientes por lixiviación y lavado (Horst, 19925). El fósforo como fertilizante se puede perder por fijación a óxidos de aluminio y hierro en el suelo (Balligar and Bennett, 19862). Se espera que el cultivar en callejones con árboles perennes fijadores de nitrógeno reduzca las pérdidas por lixiviación al incrementar la materia orgánica del suelo y consecuentemente la capacidad de amortiguar los nutrientes y también por la continua absorción de nutrientes por los árboles (Akonde et el., 19971).

El cultivar en callejones es una opción atractiva para secuestrar carbón en tierras agrícolas debido a su capacidad de secuestrar cantidades considerables de carbón mientras la mayoría de la tierra sirve para la producción agrícola, y de esta manera contribuir a reducir el cambio climático (Schoeneberger, 20099).  

 

EL MANEJO DEL CULTIVAR EN CALLEJONES INGA

Plantitas y Viveros 

En las tierras bajas de la costa norte de Honduras la producción de semilla ocurre en junio, después de una temporada seca breve de 4 a 6 semanas, pero la mayor cantidad de semilla se produce en septiembre con el Inga edulis, una de las mejores especies para cultivar en callejones. La recolección se hace con las manos, las vainas largas se abren manualmente y las semillas se separan de la pulpa dulce similar al algodón para evitar su fermentación. Las semillas no se secan y deben ser sembradas en los siguientes 2 – 3 días después de separar de la pulpa debido a que su capacidad de germinar es muy baja después de una semana. Se recomienda que las semillas se sumerjan por 12 horas en una solución de agua la cual contiene nódulos de raíces Inga adultas maceradas y tierra recogida debajo de estos árboles. Sin embargo, el Inga es un nodulador no específico, lo cual significa que la mayoría de las tierras contienen bacterias fijadoras de nitrógeno que formaran nódulos en las raíces Inga. 

Picking Inga pods

Recogiendo las semillas, y semillas Inga maduras   Fotografía © Guillermo Valle2010


Cleaning pod

Eliminando la pulpa y limpiando las semillas, y semillas Inga maduras.  Fotografía © Guillermo Valle2010

El mejor método de propagación es usar bolsas plásticas de 15 cm de ancho y 20 cm de alto llenas de tierra. Si hay suficiente semilla disponible se deben sembrar dos en cada bolsa, eliminando la más pequeña de las dos en caso que ambas germinen. Las bolsas deben ser colocadas bajo la sombra con suficiente agua periódica para mantener la humedad de la tierra. La germinación ocurrirá en 1 – 2 semanas. Las plantas estarán listas para transplantar definitivamente cuando tengan 30 – 40 cms de altura después de 3 – 4 meses. Durante este período la sombra se debe eliminar progresivamente.

planting seeds

 

 

 

 

 

 

Semillas inga germinando en bolsas plásticas negras, y plantitas jóvenes de Inga en las bolsas.  Fotografía © Guillermo Valle

 

 

Establecimiento y Crecimiento

Una vez que las plantas están listas, ya sea de 30 – 40 cms de altura ó después de 3 meses en la bolsa, se deben llevar al sitio de siembra durante la estación lluviosa para asegurar suelos húmedos los cuales aumentan la posibilidad de que las plantas formen raíces. Si es en ladera se debe usar un Marco ‘A’ de madera como instrumento nivelador para asegurar que la siembra será en los contornos. La distancia entre las filas de plantas normalmente es de 4 metros y entre plantas en las filas de 50 a 100 centímetros. Si se escogen los 100 cms de distancia se reducirán los costos, pero después será necesario sembrar un cultivo como la piña entre cada árbol de la fila para ayudar a controlar la erosión.  

young alley

Filas de Inga creciendo a ambos lados del callejón

Si la distancia es de 50cms, entonces será suficiente colocar las ramas delgadas no utilizadas como combustible en los espacios entre los árboles para ayudar a sostener los suelos que pueden ser erosionados por las lluvias. 

Inga rows in contours

Filas de Inga en FunaVid con espacios más amplios y piñas sembradas en medio para frenar la erosión (Fotografía Tiiu Miller 2010) ), e ingas podados  (Fotografía © FUPNAPIB 2006), dejando entrar la luz solar para sembrar los cultivos entre las filas de Inga.

Durante el primer año será necesario despejar la vegetación por lo menos 3 – 4 veces. Si la vegetación no es muy densa, será suficiente despejar un metro alrededor de cada planta. Sin embargo, si la vegetación es muy densa, se tendrá que despejar toda el área. Esta limpieza debe hacerse hasta que las copas de los Inga se cierren por arriba y comiencen a asfixiar las malezas y otra vegetación. Esto debe suceder en el segundo año. Sin embargo, en algunas laderas muy degradadas este proceso puede tomar hasta 3 años.

Cultivar en los Callejones

Una vez que las copas se han cerrado requerirán ser podadas para sembrar cultivos. Los árboles se podan a la altura del pecho. El podar muy bajo puede matar los árboles. Una vez hecha la poda, la luz solar estará disponible para que crezcan los cultivos y todo el follaje debe ser depositado en el suelo entre las filas. Sin embargo, en suelos degradados donde el Inga requiera más tiempo para crecer, los cultivos pueden sembrarse aún durante el primer año cuando no se requiere la poda, aunque se deberá aplicar follaje de leguminosas como abono orgánico en descomposición de manera que sus nutrientes estén disponibles para los cultivos. Tales leguminosas pueden ser Cassia siamea, Acacia mangium, Gliricidia sepium ó cualquier otra planta conocida por la gente local. 

Mature alley and beans

Callejón Inga con las copas cerradas  (Fotografía © Tiiu Miller 2009 Frijoles creciendo en callejones Inga.   Fotografía © Guillermo Valle 2009 

Los cultivos como el maíz pueden ser sembrados dentro de los callejones (normalmente de 4 mts de ancho) a 1 mt entre filas de cultivo para un total de 3 filas de maíz en los callejones. También se puede sembrar hasta 5 filas de frijoles en cada callejón Inga y 3 filas de piñas crecerán bien. Especies como la pimienta negra pueden ser cultivadas dentro de los callejones Inga. Se requerirán estacas vivas (tutores) que sirvan como soporte de las plantas de pimienta y deben sembrarse en una fila en los callejones a 2 metros de separación entre los tutores.Farmer and crops

Agricultor hondureño en el maíz alto cultivado con Inga.  Fotografía © Antony Melville 2007 Piñas creciendo en callejones Inga. Observar el Inga volviendo a crecer en los lados.  Fotografía © Guillermo Valle 2009

Una vez de que el Inga ha sido podado, tomará de 8 a 12 meses antes de que vuelva a cerrar las copas permitiendo al menos 6 meses de luz solar para los cultivos. Esto dependerá del suelo y el clima.

En Honduras, una vez de que el maíz está listo para cosechar, es muy común de que el pequeño agricultor doble el tallo porque usualmente carece de mano de obra y es la temporada lluviosa y no puede cosechar todo en un solo día. Esto evita que el maíz atrape el agua y se pudra porque las cáscaras no sostendrán el agua de lluvia.

 

IMPLICACIONES DEL CULTIVAR EN CALLEJONES INGA

Con respecto a la seguridad alimenticia, el cultivar en callejones Inga puede reemplazar a la agricultura insostenible de talar y quemar el bosque tropical, resistir sequías de hasta 6 semanas, reducir la erosión y deslizamiento de tierras, incrementar la productividad y generar más del 100% de la madera usada como combustible para cocinar desde una parcela no muy grande.

Economicamente, el cultivar en callejones Inga puede incrementar la tasa de retorno de la inversión, minimizar el uso de fertilizantes químicos caros, liberar la tierra para la diversificación y competir favorablemente con los granos importados.

Referente al trabajo, el cultivar en callejones Inga puede reducir el total de días de labor, incrementar la eficiencia y productividad de la tierra y reducir ó eliminar el control de las malezas.

El ambiente se favorece al cultivar en callejones Inga porque puede incrementar la retención de agua en los suelos y la calidad de la misma, reestablecer la vida silvestre y regenerar los procesos de reciclaje y asociaciones naturales. Y en lugares donde el bosque es continuamente despejado para formar nuevas parcelas fértiles para sembrar cultivos, esto ya no será necesario ya que el Inga permite cultivar la misma parcela continuamente año tras año.

 

Características del Cultivar en Callejones Inga

Es un prototipo agroforestal resultante de la combinación de conocimientos locales y científicos. Inicia con no quemar el bosque.

Se basa en el concepto de mejorar los suelos.

El suelo tiene una cubierta directa proveniente de residuos de cosechas y biomasa de las podas del Inga.

Los lechos intermedios se cubren de cultivos.

Cobertura de árboles en el lecho superior por los Inga sembrados en los contornos a 4 mts entre filas.

Más de 12 años de persistencia hasta la fecha.

Proteger y recuperar la biodiversidad.

Permite el uso de animales cuando se proveen los residuos de cosechas ó se siembran forrajes.

Provee madera para combustible de uso en el hogar y un excedente para la venta.

Es un sistema abierto el cual acepta mejorías.

 

Lecciones Aprendidas

Sin seguridad alimenticia no hay apertura hacia el manejo de recursos y la diversificación.

Los procesos participativos son una manera efectiva de asegurar el éxito con cualquier tecnología nueva.

El no quemar genera la demanda para nuevos menús tecnológicos.

El énfasis en el adecuado manejo de los suelos hacen de éste un sistema exitoso.

¿Qué dicen los Productores?

Reduce labor, costos y tiempo de trabajo.

Mantiene la humedad del suelo y reduce pérdidas por sequía hasta de seis semanas.

Produce suficiente madera para combustible.

Un agricultor puede manejar hasta 2.0 hectáreas.

Permite la diversificación.

 

BIBLIOGRAFIA 

 

  1. Akonde, T.P., Kuhne, R.F., Steinmuller, N, and Leihner, D.E.  1997   Alleycropping in an Ultisol in sub-humid Benin. Part 3: Nutrient budget of maize, cassava and trees.  Agroforestry  Systems  27: 213-226
  2. (Balligar and Bennett, 1986)
  3. CATIE, OXFORD FORESTRY INSTITUTE & FORESTRY RESEARCH PROGRAM.  2003  Arboles de Centro America. CATIE, Turrialba, Costa Rica.
  4. Hands, M.R.  1998  The uses of Inga in acids soils of the rainforest zone: alleycropping sustainability and soil regeneration. IN: The genus Inga: Utilization.  Pennington, T.D. & Fernandes, E.C. (eds). pp 53-86
  5. Herrera, M.A., Salamanca, J. and Barea, J.M.  1993  Mycorrhizal associations and their functions in nodulating nitrogen-fixing trees. In: Subba, N.S. and Rodriguez, C. (eds) Symbiosis in nitrogen-fixing trees.  Oxford and IBH Publishing Co. New Delhi, India. pp 141-158
  6. Horst, W.J., Asher, C.J., Szulkiewicz, P., and Wiesemeier, A.  1992  Short term responses of soybean roots to aluminum. J. Plant Physiol.  140: 174-178
  7. Pennington, T.D. and Fernandes, E.C.  (eds)  1998  The genus Inga: Utilization. Continental Printing, Belgium. 167 p.
  8. Reynolds L. and Jabber, M.  1994  The role of alley farming in African livestock production.  Outlook on Agriculture  23 (2):  105
  9. Schoeneberger, M.  2009  Agroforestry working trees for sequestering carbon on agricultural lands.  Agroforestry Systems  75: 25-37

 

 

Copyright © Guillermo Valle 2010. Se permite copiar cualquier parte ó toda esta publicación para propósitos no comerciales, científicos ó educativos siempre y cuando se otorgue crédito al Dr. Guillermo Valle, CURLA, Honduras.